fantástico

El mundo de fantasía comienza donde termina lo normal. Normal es la vida cotidiana, que es la que vive la mayoría de los habitantes de la tierra. La improbabilidad hace que lo que experimentamos sea fantástico. Lo inviable para nosotros un mundo desconocido. Lo imposible no forma parte del mundo ordinario. Lo extraordinario nos invita a un universo donde todo es posible, especialmente lo incierto. No hay necesidad de sangre, una resurrección abre el camino a las incertidumbres. Los mortales comunes no son ni Lázaro ni Jesús.

un universo extraordinario que comienza más allá de la realidad

Filtros activos